FAQs

Royalty free no significa que la música no tenga dueño y pueda ser usada gratuitamente. Música sin derechos de autor es aquella que no está vinculada a ninguna sociedad de derechos de autor, ni de España ni fuera de España. Es decir, el autor de la música no pertenece a ninguna de estas sociedades.

Toda la música contenida en esta web está libre de derechos, tanto la música adquirida sin exclusividad como la música a medida.

¿Qué quiere decir esto? Pues que una vez adquirida la música sólo tendrás que pagar una vez por ella, una sola vez, sin pagos ocultos, sin tener que rendir cuentas a ninguna sociedad de gestión de derechos de autor.

La música sin derechos de autor simplifica enormemente el proceso de incluir una pista musical en tu proyecto, ahorrándote trámites de derechos de sincronización, distribución, comunicación y distribución y un largo etcétera.

Las sociedades de gestión de derechos de autor o derechos de propiedad intelectual (también conocias como PRO) son entidades que tienen por objeto la gestión de derechos de explotación u otros de carácter patrimonial, por cuenta y en interés de varios autores u otros titulares de derechos de propiedad intelectual. Es decir, se encargan de velar por los intereses de los autores inscritos a ellas. La entidad que representa a los autores en España es la SGAE; fuera de nuestras fronteras podemos encontrar BMI, ASCAP, PRS, SACEM, GEMA, SIAE, etc

Música con exclusividad o música a medida es aquella que se crea para un único cliente o un único proyecto y sólo puede ser vendida en esa ocasión; música sin exclusividad es aquella que cualquier cliente puede comprar en las tiendas de licencias musicales sin exclusividad. Es decir, puede ser vendida en incontables ocasiones para diferentes proyectos.

Ventajas de la música con exclusividad: Música diseñada exclusivamente para tu proyecto, con la duración e instrumentos que tú necesites, en el estilo que desees, con las especificaciones concretas que tú me quieras dar.

Desventajas: Su precio es mucho más elevado que la música de librería.

Ventajas de la música sin exclusividad: Su precio es muy bajo y con la licencia correspondiente puede ser usada en cualquier proyecto. Descarga directa, no tendrás que esperar nada para usarla.

Desventajas: Tendrás que rebuscar en un extenso catálogo para dar con la obra que se adapte a tus necesidades. Cualquier persona podrá usarla. Nunca te pertenecerá.

No. El sistema de Content ID es un sistema que permite a los autores hacer un seguimiento de sus obras en YouTube, así como cuándo se infringen los derechos de autor o se usa su música de manera fraudulenta.

Ninguna de mis obras musicales llevan esta marca de seguimiento, así que nunca tendrás problemas al usarlas en tus proyectos.

Una licencia comercial es una certificación que te permite usar la música que hayas adquirido de forma completamente legal, evitando reclamaciones y futuros problemas.

¿Por qué necesitas tener tu licencia musical? Por que las leyes se han endurecido mucho en los últimos años contra la piratería y en favor de la propiedad intelectual, y podrías tener problemas legales si te la llegasen a solicitar y no pudieses presentarla.

Las licencias comerciales que se adquieren en las tiendas de música son a perpetuidad y tienen cobertura mundial; podrás usarla para siempre en tu proyecto puesto que no tienen fecha de caducidad.

Las licencias comerciales con exclusividad pueden variar dependiendo de las necesidades del cliente o del proyecto. Puede ocurrir que un cliente sólo necesite usar una obra musical durante 3 años; en ese caso se puede hacer una licencia con exclusividad para 3 años, y a partir de ahí esa música pasaría a ser no exclusiva, y podría vendese a cualquier otro cliente.

En música a medida pueden existir tantas licencias como proyectos. Dependiendo de las necesidades de cada cliente puede variar el precio, la cobertura, la audiencia, la duración, la exclusividad... Por ejemplo: una licencia para un vídeo personal de YouTube será mucho más económico que una licencia para televisón, cine o publicidad.

En licencias musicales sin exclusividad, depende de la tienda. Normalmente poseen cuatro tipos distintos de licencias: Personal, Standard, Large y Full Scale.

La licencia Personal sirve únicamente para proyectos personales no comerciales, como videoblogs o vídeos personales de YouTube.

La licencia Standard, la más frecuente, sirve también para vídeos corporativos de empresas, radios, música en espera y eventos en directo.

La licencia Large cubre lo anterior y añade la posibilidad de usar la música en apps, copias físicas, cine y televisión, aunque con una audiencia limitada.

La licencia Full Scale, la más completa, puede ser usada en cualquier proyecto, independientemente de la audiencia.

IMPORTANTE: Independientemente del precio y del tipo, las licencias sirven sólamente para un único proyecto. ¿Qué quiere decir esto? Que si compras una licencia para el tema About Life no puedes usarla en un videojuego, como música de fondo en una página web y como tema principal en una película. Las licencias sirven para un producto únicamente.

Las pistas son entregadas en WAV y em Mp3 de alta calidad (320kbps) en música a medida. Si necesitas otro formato de archivo no dudes en pedir información. En la música adquirida en las tiendas depende: MP3, WAV o ambas.

Depende de tu proyecto y tus necesidades: puede ser exclusiva o no, a perpetuidad o con fecha de caducidad, para una audiencia muy pequeña o para una gran marca comercial.

Sea como sea tu proyecto obtendrás una licencia comercial firmada por la autora, con la que no tendrás problemas con ninguna sociedad de gestión de derechos de autor ni tendrás que pagar más por ella.

Sí, para la música a medida, si no estás del todo satisfecho con el resultado puedes solicitar una revisión gratuita. A partir de la segunda revisión, inclusive, se cobrará por cada modificación extra, entendiéndose que cada revisión extra puede suponer muchos días de trabajo e incluso semanas.

El recargo se cobrará en función de las dimensiones de la modificación y el tiempo necesario para completar el trabajo.

No. Todo el trabajo se realiza 100% online, de manera que no importa donde vivas. Vía email te mantendré siempre informado de los avances del trabajo, presupuesto, fecha de entrega, etc.

Eres el propietario de la música que adquieres con exclusividad vía música a medida, y yo no puedo reutilizar esa música nunca más para otros fines ni vendérsela a otros clientes. No obstante, el autor nunca pierde el derecho intelectual. Es decir, siempre deberá constar que esa obra la he compuesto yo.

No eres el propietario de la música sin exclusividad. Cuando adquieres una licencia en una tienda en realidad no estás comprando la música, sino el derecho de poder usarla, de forma que esas obras no pertenecen a ningún cliente, sólo al autor.

No es obligatorio. En la mayoría de las tiendas no es necesario que el nombre del autor aparezca en los títulos de crédito de proyecto, aunque se agradece : )

En las tiendas de música es instantáneo, en descarga directa, puesto que la música ya está compuesta de antemano.

En la música exclusiva depende mucho del tipo de proyecto y su tamaño. No es lo mismo producir una pista para piano solo que para una orquesta sinfónica. Un logo corporativo de 8 segundos puede estar listo el mismo día del encargo, pero la banda sonora de un documental de una hora de duración llevará mucho más tiempo.

No obstante, junto con el presupuesto te mandaré el tiempo aproximado de entrega.

Si comparamos cómo funcionaba la industria musical hace 20 años y ahora, podemos notar que en la actualidad los precios son ridículamente bajos, tanto las tiendas de música como en la creación musical a medida. ¿Por qué? Porque en la inmensa mayoría de los casos no se trabaja con músicos reales, sino con potentísimos sintetizadores y librerías de sonido que recrean a la perfección una orquesta completa.

Contratar a una orquesta para la banda sonora de un cortometraje o una película son decenas de miles de euros, y eso sin contar la composición y el mastering.

Hoy en día, buena parte de las películas que podemos encontrar en la cartelera se han creado, interpretado y producido sin orquestas ni músicos reales, abaratando muchísimo el precio. De hecho, la inmensa mayoría de la gente no es capaz de notar la diferencia. De esa forma, no necesitas contar con un gran presupuesto para tener una gran banda sonora.

Trabajo en estilos muy diferentes: pop, jazz, música clásica, corporativa y para empresas, electrónica, infantil, músicas del mundo, cinemática, chill y lounge, ambiental.

Estilos que no trabajo: reguetón, hip hop y rap.

En tanto como necesites: televisión, radio, cine, internet, shows en directo, apps, teatro, eventos especiales,...Únicamente necesitas una licencia a la medida de tu proyecto.

¿Necesitas más información?

Si no has encontrado lo que buscas deja un mensaje y me pondré en contacto contigo.